Sociedad de Jóvenes

Sociedad de Jóvenes

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.                                                                                                                    (Eclesiastés 12:1)

¡hagamos una fiesta!, ¡la moral no existe! ¡hay que disfrutar de la vida! ¡la verdad es relativa!, entre otras declaraciones que comúnmente escuchamos en los jóvenes DE HOY.

No cabe duda que se perdieron los valores en nuestra Sociedad, hoy la juventud está entrando en una decadencia alarmante y preocupante, pero; ¿Qué pensara Dios de todo esto?

Es triste ver que el resultado de una vida llena de desenfreno trae grandes consecuencias, entre ellas problemas de salud, inclinación a la depravación, mente desordenada, etc.

El plan de Dios desde un principio era que el hombre camine por la senda correcta, por un camino lleno de virtudes y valores establecidos, pues el resultado de ello traería una sociedad organizada, viviendo ordenada y rectamente

El pensamiento de Dios aún sigue siendo el mismo, El desea que el mundo entero (que incluye a los Jóvenes) viva rectamente.

Por esa razón el introdujo normas y mandamientos para manejarnos en justicia y rectitud. Estas normas que muchos consideramos legalistas y rígidas tienen un fin, ese fin es El amor de Dios hacia nosotros

El GRAN MANDAMIENTO

Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

                                                                                                       (Mateo 22:37-40)

La razón por la que nuestra sociedad está en decadencia es por ignorar las normas establecidas por Dios, velamos por nuestros derechos, e ignoramos los derechos de Dios y de los demás.

Velar por los derechos de Dios es simplemente obedecer todo mandato establecido por el, esto debe desprenderse de una actitud por amor y no por obligación.

Velar por los demás significaría desprenderse de los derechos mismos y optar por el beneficio del otro

LLEVÁNDOLO A LA PRACTICA

La visión de la sociedad de Jóvenes se desprende de el “Gran mandamiento”, que es “Amaras”. Esto significa dedicarle el tiempo a Dios como prioridad principal, seguido de ello velar por nuestro prójimo que es buscar el bien supremo del mismo (su salvación).

Por ello estamos comprometidos en llevar adelante esta orden puesta por Dios, y cumplirla al pie de la letra

Sabemos que hay una gran necesidad de Cristo en la Juventud de hoy, ante ello no queremos quedarnos con los brazos cruzados

¡Ven y se parte de esta sociedad que desea alcanzar a la juventud!

Detalles del Proyecto

Por favor déjanos tu comentario!